El tiempo en Deyà

Deià

  • Hotel D'es Puig - Deià - Mallorca
  • Hotel D'es Puig - Deià - Mallorca
  • Hotel D'es Puig - Deià - Mallorca
  • Hotel D'es Puig - Deià - Mallorca
  • Hotel D'es Puig - Deià - Mallorca

El antiguo pueblo de Deià

El pueblo de Deià, en Mallorca, está considerado como uno de los pueblos más bonitos de España. Se encuentra situado en la Sierra de Tramuntana, en un enclave maravilloso teñido de verdes peñascos y junto al mar Mediterráneo.

 
Es uno de los lugares donde artistas de todo el mundo han encontrado y siguen encontrado inspiración para realizar sus obras o bien para residir.
Deiá acumula mucha agua de lluvia, lo cual hace que pase un torrente por el pueblo, y haya diversas fuentes en los alrededores. Los paisajes de olivos, encinas y pinos son una maravilla en este entorno.
 
Personajes como el escritor Robert Graves, cuya casa se puede visitar, los músicos Mike Oldfield, Andrew Lloyd Webber o algunos de los componentes de los Corrs han elegido Deià como refugio, atraídos por la vida relajada y la belleza del entorno.
 
El cementerio de Deià, situado en el punto más alto del pueblo, cuenta con excelentes vistas al valle y al Mediterráneo, está situado junto a la antigua iglesia parroquial de San Juan Bautista que a su vez incorpora una torre de defensa que desde el siglo XVI sirve de campanario. En dicho cementerio podemos encontrar la tumba del escritor británico Robert Graves, siendo lugar de visita por infinidad de sus seguidores.
Merece la pena subir por las empinadas calles de Deià para llegar a lo más alto y deleitarse con la panorámica..
 
Para llegar a Deià hay que atravesar una sinuosa carretera que recorre la Sierra y que sorprende a los visitantes con impresionantes paisajes a cada paso. Entre otros dos pueblos singulares que tampoco debemos perdernos destacamos Valldemossa y Sóller.
 
La construcción típica de Deià es de casas de piedra que encajan perfectamente en la sierra, y junto a sus típicas y omnipresentes persianas mallorquinas, la mayoría se adornan con buganvillas, palmeras y otras plantas que hacen que nos detengamos en cada una para observar su colorido.
 
El perfil actual de Deià data de la ocupación musulmana, en los siglos X – XIII, cuando sus habitantes empezaron a construir los bancales y sistemas de irrigación que dotan a la comarca de su riqueza agrícola aunque la zona estaba habitada desde mucho antes.
 
Después de la derrota de los musulmanes por los cristianos en el siglo XIII, el pueblo fue cedido al conde de Rosselló como parte del  vecino pueblo de Valldemossa, del que no se independizaría hasta el siglo XVI.
 
En los años 70 comenzó a ser conocido coincidiendo con el auge del turismo en la isla, pero conservando su carácter tranquilo y acogedor que lo ha convertido en destino de múltiples personas y personalidades que han querido conocer sus encantos.
 
El atardecer es sin duda uno de los momentos ideales para visitar Deià. Pasear por sus calles y disfrutar de su entorno es muy recomendable, pero en los alrededores de Deià también tenemos alicientes para no perdernos.
 
Antes de llegar al pueblo, por la tortuosa carretera entre Valldemossa y Deià, se encuentra una de las estampas más fotografiadas del litoral mallorquín, Sa Foradada, una curiosa formación rocosa que se introduce en el Mediterráneo con un agujero en su perfil (de ahí su nombre, “la agujereada”).
 
También merece una visita Son Marroig, una finca-museo conocida por ser residencia del Arxiduc LLuís Salvador de Austria y albergar una interesante colección. Desde su jardín y su blanco cenador se obtienen vistas maravillosas de la costa norte de la isla.
 
La entrada a Son Marroig incluye la posibilidad de hacer una excursión hasta Sa Foradada, pero es un buen paseo que puede durar más de dos horas, por lo que en verano sería conveniente no hacerlo en las horas centrales del día.
 
La casa museo del Archiduque Luis Salvador de Austria también es conocida internacionalmente por acoger el tradicional festival dedicado a la música de cámara, el Festival Internacional de Deià.
 
En esta carretera también encontraremos la señalización al Monasterio de Miramar, ubicado en la posesión del mismo nombre, en el término municipal de Valldemossa, fundado en 1276 por Jaume II, a petición de Ramon Llull y que formaba parte de los mismos terrenos que Son Marroig.
 
El Monasterio se puede visitar de martes a sábados y festivos, o acceder a sus inmediaciones haciendo senderismo y así disfrutar del paisaje.
 
Una vez pasado Deià en dirección a  Sòller, podremos encontrar Llucalcari, uno de los lugares más bonitos de Mallorca. Se encuentra a tres kilómetros de Deià y a 85 metros de altitud, pertenece al municipio de Deià y está integrado por una veintena de edificaciones.
 
Se conservan tres antiguas torres de defensa: la de Casa d’Amunt, la de can Simó y la de can Apol·loni.
 
Desde Llucalcari se accede, siguiendo una antigua escalera de piedra que desciende entre bancales de olivos y pinos, hasta es Canyaret, pequeña cala de piedras y rocas muy apreciada por sus aguas cristalinas y por la fuente de agua procedente de las montañas.
 
En la cala se practica el nudismo y algunas personas utilizan los charcos que forma el agua de la fuente en épocas de lluvia para cubrirse el cuerpo de barro, al que le atribuyen propiedades relajantes.
 
Otro de los puntos destacables es la Cala Deià, una cala de piedras de aguas cristalinas. Se trata de un lugar espléndido para darse un buen chapuzón y donde poder degustar un estupendo pescado fresco en el Restaurante C'as Patro March.
 

Actividades culturales en Deiá 

Comedor

Comedor Hotel D'es Puig - Deià - Mallorca

Tanto en el comedor como en la terraza, desde donde se disfrutan inmejorables vistas del valle y del pueblo de…


Piscina

Piscina Hotel D'es Puig - Deià - Mallorca

Relájese y tome el sol en la piscina del hotel desde donde podrá contemplar unas vistas maravillosas de Deiá. Solamente déjese…